• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
izq noticias  

VILLANUEVA: «MORIRÉ HACIENDO CANCIONES HONESTAS QUE TENGAN ALGO QUE DECIR»

VILLANUEVA: «MORIRÉ HACIENDO CANCIONES HONESTAS QUE TENGAN ALGO QUE DECIR»
2 DECEMBER 2019

Josete Díaz Villanueva; Villanueva encima de las tablas, entre las cuatro paredes del local de ensayo, del estudio... Su apellido-convertido-en-nombre-artístico empezó a leerse (¡y escucharse!) en los medios especializados allá por 2014, como artista revelación caracterizado por una marcadísima elegancia, personalidad arrolladora y minucioso cuidado en los detalles. Cinco años y tres discos más tarde, hablamos en primera persona con Josete sobre su nuevo álbum —Cuarto de Invitados (Son Buenos, 2019)—, sus influencias a la hora de componer y su visión del panorama musical actual ¡entre otras cosas!

 

«Mi primer contacto con la música fue escuchando grupos de hardcore melódico, grunge, me ponía a gritar con amigos, pero nunca llegamos a sonar bien hasta que poco a poco le dimos un poco de rigor a las cosas y yo me fui quedando con la guitarra y la voz, ya más adelante, por supervivencia aprendí a tocar el piano». En su ADN aún queda algo de garage, punk y hardcore, pero son aquellos rigurosos comienzos a guitarra y voz los que se traducen hoy en un pop enérgico, un rock elegante y unas letras que invitan a compartir parte de su corazón.

 

Con referentes como «Morrisey, Bowie, R.E.M, Bart Davenport, Wilco, Iggy Pop, Leonard Cohen, Death Cab for Cutie [o] centenares de nombres [más]», Villanueva escapa de lo tradicional, busca algo más a través de su música; y lo consigue, lo consigue mostrando su veteranía tanto encima como abajo de los escenarios. Y es que Josete Díaz Villanueva no era un novato cuando debutó en el mercado discográfico con Viajes de Ida (Esmerarte, 2014), terminó la gira dejando de ser un desconocido, gracias al cariño del público y la crítica de la prensa especializada, aunque su personalidad seguía «escondida» entre aquellas sugerentes letras.

 

Tres meses haciendo el Vigo-Madrid, Madrid-Vigo con una mochila, una guitarra (o dos) y un ordenador fueron la principal inspiración para las 10 canciones que componen Viajes de Ida(Esmerarte, 2014). Grabado en Reno Estudios (Madrid) y producido por Ángel Luján, este trabajo tiene la capacidad de trasladarnos a lugares en los que ya hemos estado con temas que hablan de conocer gente y compartir experiencias a través de letras que, quizás, pequen de viscerales. Estribillos directos, toques eclécticos que van desde el rock elegante hasta el pop más atrevido hacen que el disco enganche y, con el paso del tiempo, gane en cada escucha.

 

 

 

Villanueva despedía su viaje de ida colgando el cartel de «Entradas Agotadas» en cuatro conciertos consecutivos en diferentes ciudades españolas; un viaje que inició para encontrarse a sí mismo donde la gracia residía en el propio viaje y no en llegar a puerto. Disfrutando de lo que allí encontró, Villanueva estaba de vuelta con Zoo para Dos (Sony Music, 2017), su segundo largo, grabado en Reno Estudios (Madrid) y producido, nuevamente, por Ángel Luján. Bajo un título que surge de ciertas obsesiones que Josete expresa mediante alusiones metafóricas con animales, Zoo para Dos es una especie de desahogo privado para todo aquel que quiera escuchar unas letras con la misma naturalidad de quien se toma un café con él. Entre guitarras, baterías y sintetizadores aparece ‘Ella’, single-presentación que resume el álbum: melodías brillantes, guitarras protagonistas e, indudablemente, los cambios vocales del artista.

 

 

 

Con este Zoo para Dos el cantautor vigués se adentra en los rincones más placenteros y hedonistas del ser humano (arte, sexo, vino) a través de diez canciones eclécticas y arriesgadas con una impecable base pop. La combinación de sintetizadores, percusión y un solazo de guitarra hacen de ‘El Día del Equilibrista’ un temazo optimista que lo lanzó a la lista ‘IndieSpain’ de Spotify la semana de su estreno y a trending topic en Twitter en cuestión de días. Ya hemos perdido la cuenta de sus Sold Outs, también de las veces que su música se coló en esas listas de Spotify ¡incluso en listas de venta!, de los estrenos en Radio 3, de los findes de festivales por toda la geografía estatal... «Efecto Villanueva» lo llaman, un efecto que no llega a encajar del todo en el panorama musical actual, según afirma el propio Villanueva: «no hay un panorama definido, aquí nadie sabe en qué momento estamos porque es un momento de transición gigante, quienes más perdidos están son los que arriesgan el dinero en hacer grandes eventos, yo como artista es algo que no me pregunto porque, cambie la vaina a como cambie, moriré haciendo canciones honestas que tengan algo que decir, y seguramente muera con una guitarra en la mano, lo demás no me interesa».

 

 

 

Su Zoo para Dos era un «hasta la cocina» y, con su nuevo álbum, Villanueva nos abre la puerta de su Cuarto de Invitados (Son Buenos, 2019), cuatro paredes construidas, poco a poco, sobre un sonido de lo más personal. Grabado y producido por Raúl de Lara en AMA Estudios (Murcia), el largo recoge 10 piezas originales compuestas por el artista en su Vigo natal, un recorrido de temas que, finalmente, identifican su mundo interior: «realmente los tres discos son una búsqueda con una reafirmación final de mi identidad, quizás en Viajes de Ida era más tímido a la hora de proyectar sentimientos, en Zoo para Dos me dio todo igual y pensé que precisamente este panorama merecía una vuelta de tuerca basada en Rei Momo (1985) de David Byrne, y con Cuarto de Invitados encontré todas las respuestas a las preguntas anteriores, es un disco lleno de letras que me traerán problemas personales, pero la obra siempre debe de estar por encima de la persona, con lo cual no pienso pestañear a la hora de exponerla en público».

 

 

 

Rodeado de Jorge Guirao (guitarras), Edu Martínez (sintes, teclas), Maikel (trompetas), Ángel Herranz (bajo) y Nacho Mata (batería), escuchamos a un Villanueva que se lanza a explorar nuevas sonoridades (¿eso son sintes?), en canciones como ‘Carlos III’, una pieza que de Lara definía como «la más especial del disco, porque es la piedra filosofal y estructural de todos los temas que trabajaríamos más adelante haciendo girar el estilo del disco hacia otras cosas distintas a lo que venía trabajando Villanueva»; escúchese también ‘Querido Lector’ o ‘Gala’ que, tras una primera escucha «van dejando su poso». En menos de una semana, Villanueva estaba   de todos, inmerso en una gira presentación por toda la geografía española, donde espera reflejar esta evolución sonora «con muchísimo trabajo [...] en directos orgánicos y llenos de dinámica».

 

 

 

Aunque en su cuenta de Spotify escucharíamos a «Nikki Sudden, Radiohead, Mucho, The National, Wilco, El Mató a un Policía Motorizado, Camilo Séptimo, Little Jesus... [...] todo lo que viene de México es algo que escucho con especial atención; te diría que mi atención está más puesta en los grupos mexicanos que españoles»; cuando Villanueva tiene que recomendar un artista o grupo gallego, lo tiene claro: «Presumido».

 

izq noticias