• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

FACTORÍA DE SUBSISTENCIA: «EL TEATRO TIENE MUCHO DE MÚSICA Y LA MÚSICA MUCHO DE TEATRO»

FACTORÍA DE SUBSISTENCIA: «EL TEATRO TIENE MUCHO DE MÚSICA Y LA MÚSICA MUCHO DE TEATRO»
12 FEBRUARY 2024

Factoría de Subsistencia es la propuesta de dos artistas con gran recorrido en las artes escénicas; dos personas con sus propias y respectivas inquietudes artísticas. «La vida, con sus sorpresas continuas» hizo coincidir a Josito Porto (Korosi Dansas, Magritte) y Sabela Dacal (Xestreu, Emilio Rúa) y, juntos, empezaron a crear, a inventar, a darle forma a las ideas que salen de su interior. Los sonidos de guitarra de Josito y las melodías del acordeón de Sabela marcan un estilo descarnado, «como una sonrisa nerviosa de quien quiere aparentar una falsa tranquilidad», y tiñen letras cargadas humor e ironía.

Estrenaron, literalmente, 2024 con el lanzamiento de su nuevo disco, Respirando... Sempre!! (2024), un tercer trabajo que recoge nueve cortes que cantan a la vida real, al día a día, a la cotidianidad, desde una perspectiva irónica y a ritmo de rock en acústico.

 

Factoría de Subsitencia

 

Hace casi 15 años que Factoría de Subsistencia nace como un dúo entre Josito Porto (voz, guitarra) y Sabela Dacal (acordeón, piano), ¿cómo se forjó esta conexión Rías Baixas-Baixa Limia?

Josito Porto: «Pues todo arrancó cuando nos conocimos en un viaje a París con la compañía Sarabela Teatro, yo como actor y ella cómo música. Tuvimos sintonía y, unos años más tarde, otra vez coincidimos encima de un escenario haciendo teatro con Teatro de Adro, ella de música y yo de actor.

En 2011 arranco con Factoría de Subsistencia con el músico Alfredo Padilla y, un poco más después, continúo con Anxo Graña. Un par de años más tarde me veo en el deber de reestructurar el dúo y ahí es cuando Sabela definitivamente entra a formar parte de este sueño que es FdS. Y añadiría, bendita reestructuración que me permitió conocer una grandísima música y, sobre todo, una grandísima persona».

 

Tenéis experiencia previa en otras bandas (Korosi Dansas, Magritte, Kérkennai, Emilio Rúa...). ¿Por qué decidir, entonces, juntaros en un proyecto en común? ¿Pensáis que hay algo de esas formaciones previas en Factoría?

Josito: «Como ya expliqué antes, la vida, con sus sorpresas continuas, fue moviendo sus hilos hasta conseguir que nos juntásemos dentro de este mundo de la música. El de la música es un mundo tremendamente jodido e injusto pero, teniendo una compañera como Sabela, todo resulta mucho más sencillo.

Creo que FdS no tiene nada que ver con todo lo que hice hasta ahora, pero es inevitable que determinados matices vengan marcados por lo que viví como músico con las bandas en las que milité».

 

Respecto al nombre, lo de «factoría» hace pensar en la opulencia de la producción industrial, lo que contrasta con el concepto de «subsistencia». ¿Crear para subsistir, subsistir para crear...? ¿De dónde viene?

Josito: «Pues todo arranca cuando, hablando con Nate Borrajo y José Lameirasalmas mater de Magritte— surge la curiosidad que les provocó un cartel que habían visto en Ferrol en el que aparecía “Factorías de Subsistencia” y absolutamente relacionado con el ambiente militar de la ciudad. Me pareció poética la idea que yo tenía de factoría, casi como un centro de manufacturación artesana, con la necesidad de subsistir que siempre existió dentro del mundo de la cultura».

 

Na sala Mardi Gras (A Coruña)

 

Ambos estáis ligados de alguna manera al teatro, ¿influye de algún modo en vuestra faceta musical? ¿Se retroalimentan ambas?

Josito: «El teatro tiene mucho de música y la música mucho de teatro, ¡cómo no se van a retroalimentar!

Aunque no sea nada buscado, en los conciertos siempre existe un espacio absolutamente dedicado a la improvisación pura y dura que es en el momento de las presentaciones de los temas. Puede haber presentaciones que se repitan o no o que simplemente desaparezcan. Las presentaciones van, en general, ligadas a las emociones que nos provocan las cosas que pasan a nuestro alrededor».

 

¿A qué suena la Factoría? Sin etiquetas, ¿cómo describiríais vuestra música?

Josito: «Esa es una pregunta que no sé responder. Creo que no hay una línea claramente marcada como para espetarle una etiqueta que defina con rotundidad.

Quizás este tercero disco es más rockero y contundente pero... no sé. Un amigo nos definió como rock de subsistencia y eso me gustó».

 

Hablemos ahora de influencias, ¿a quién señalaríais como vuestras principales referencias, musicalmente hablando?

Josito: «Toda la música que pude escuchar en mi vida, que se quedó almacenada en algún rincón de mi cerebro, aparece en el momento de coger una guitarra e ir dándole forma a las ideas, a las letras... ¡y os puedo asegurar que siempre escuché estilos muy diversos [risas]! Seguramente de ahí venga mi incapacidad para meterle una etiqueta a lo que yo hago».

 

 

 

Debutáis discográficamente con Cerca da túa orella (Arteficción, 2015), tres años después de una primera maqueta, Demo (2012). ¿Cómo surge este primer trabajo... y cómo evolucionó hasta ser un largo de ocho cortes?

Josito: «Esa primera maqueta grabada al poco de arrancar, con Alfredo Padilla de compañero de maquinaria, fue decisiva para ver la forma que yo le quería dar la este sueño. Alfredo me hizo ver la necesidad de grabar esa maqueta para luego trabajar sobre los temas. Él, por motivos laborales, tuvo que marcharse, pero yo me quedé con la idea de seguir trabajando y jugando en esa misma dirección. Apareció Sabela con su maestría en el acordeón y todo fue muchísimo más sencillo».

 

 

Uno de esos cortes es la versión ácida y potente de “Neuro” de Manuel Seixas (compañero de Josito en Korosi Dansas), e incluida en el disco Proceso amniótico (2010) de su proyecto posterior Neuroband. ¿Por qué esta pieza en especial? ¿Cómo fue llevarla desde el punk rock del original hasta a vuestra más acústica?

Josito: «Cualquier pieza de Manuel es muy especial. ¿Por qué esa? Porque creo que seguramente la filosofía de este tema siempre estuvo bailando a mi alrededor sin yo saberlo cuando Korosi Dansas existía y la pieza aún no estaba escrita. Pero lo más probable es que sea porque me pareció a más sencilla para poder llevar a mi terreno... [risas]».

 

Pero algo de punk, aunque solo sea en espíritu, hay en Factoría, ¿no?

Josito: «Por supuesto, forma parte de mi idiosincrasia particular».

 

Es en esta época cuando comenzamos a escuchar eso de «música de cansautor»... un pequeño cambio fonético sobre «cantautor» que implica una gran diferencia semántica. ¿Por qué esa denominación?

Josito: «[Risas] Por mi incapacidad para buscar una etiqueta y ese interés que me provocan los pequeños cambios que implican grandes diferencias...[risas]. Pero esto es algo que arrastro desde la época de Korosi Dansas, cuando surge la etiqueta de “Rock de Batea”».

 

 

 

Amores fratricidas (Arteficción, 2019) es vuestro segundo disco, con una decena de temas que mantienen el análisis de la realidad y, además, juegan con la dualidad entre el bien y el mal. ¿De qué manera trasladáis esta dualidad a vuestras composiciones?

Josito: «Esa dualidad siempre está presente en la vida, en los comportamientos humanos, a nuestro alrededor. Si trabajas desde la verdad no hay otra posibilidad que esa realidad aparezca en las historias que vas creando».

 

En Cerca da túa orella presentabais a un “Pobre Superman” en gallego y, en este, escuchamos su versión en portugués, “Coitado Superman”. ¿Por qué Superman cruzó la frontera?

Josito: «Siempre existió ese interés en que nos conozcan en Madrid, Barcelona y otras ciudades españolas; ir como cómicos de la legua por el resto del estado aunque sea perdiendo dinero.

Y demasiadas veces perdemos la perspectiva de que somos vecinos de un país con el que tenemos muchísimo más que ver en todos los sentidos. Como decían unos grandes filósofos... menos mal que nos queda Portugal».

 

 

En estos dos trabajos, las «constantes» son Josito y Sabela, pero los músicos que os acompañan cambian; en el primero fueron José Lameiras y Nate Borrajo y, en el segundo, David Cid y José Lameiras. ¿De qué forma pasa el dúo acústico a ser cuarteto alternativo... y mutante?

Josito: «Una vez más la vida, con sus continuos movimientos de hilos, va tejiendo el camino a seguir. Situaciones laborales cambiantes, pandemias inesperadas... van creando nuevas direcciones que tienes que ir probando o no, a nosotros nos interesa mucho probar y arriesgar».

 

 

 

Estáis presentando Respirando...Sempre!! (2024), vuestro recientemente estrenado disco. Lo de publicar un disco el primer día del año parece... arriesgado (¡por lo menos!). ¿Por qué escoger este día tan señalado para hacerlo?

Josito: «Quisimos ser el primer grupo gallego cantando en gallego sacando un disco en 2024 [risos]... ¡y no estoy seguro si lo conseguiríamos!».

 

 

Esta tercera referencia recoge nueve canciones que hablan de la vida real, del día a día, de la cotidianidad, con letras cargadas de humor negro, reflexión filosófica y crítica social. ¿Por qué componerlas desde esta perspectiva irónica tan marca de la casa?

Josito: «La ironía, como la curiosidad, marca mi camino en el día a día. Intento trabajar desde la verdad, seguramente sea herencia de mi faceta como actor. Es complicado que no aparezcan esas marcas de la casa. Desde la ironía y el humor tienes una manera muy especial de enfrentarte ante situaciones tremendamente dramáticas, situaciones que no tienen que ver solo conmigo mismo, sino con lo que me rodea».

 

Algo curioso que notamos en Respirando... Sempre!!, y en el resto de vuestro repertorio, es como los temas parecen estar construidos sobre personajes, siguiendo una estructura más narrativa (incluso dramática) que lírica. ¿Es así? ¿Influencia del teatro tal vez? ¿Qué, o quién, las inspira?

Josito: «Y volvemos a la relación entre el teatro y la música, por lo menos, en lo que a mí respecta. Para mí las canciones son pequeñas piezas teatrales, pequeñas historias, pequeños detalles que siempre estuvieron ahí y, a lo mejor, nunca fuimos conscientes.

Son narraciones de momentos vividos en persona propia o a mi alrededor. Cosas que nunca estuvieron demasiado presentes en mi día a día pero que siempre estuvieron ahí».

 

Presentación no Estudio Aldeaglobal (Bamio, Vilagarcía)

 

¿Cómo nacieron, y fueron creciendo, las canciones de este disco? Desde el punto de vista creativo, ¿cómo fue su proceso?

Josito: «Nacen los temas, por ahí en algún punto indeterminado del cerebro, y empiezo a darle forma en casa. Cuando va cogiendo una determinada estructura, el tema pasa al local de ensayo y, a partir de ese momento, empezamos a trabajar los temas en conjunto. Poco a poco van apareciendo los arreglos hasta que, una vez en el estudio Aldeaglobal, Pablo Vidal, el productor, le da la forma final y a grabar».

 

 

Recuperando la pregunta sobre la banda mutante, en Respirando...Sempre!! contasteis con el «refuerzo y la consistencia» de Rafa Otero (bajo eléctrico) y Adrián Ríos (batería). ¿Qué aportan ellos al proyecto? ¿Vinieron para quedarse?

Josito: «Para mí ellos ya forman parte de FdS como grupo pero, si en algún momento surgen dificultades derivadas del trabajo de cada uno, miramos de solucionar para poder seguir para adelante. Si resulta inviable, llega el momento de reestructurar la banda.

Ojalá tuviésemos la capacidad de asegurar un trabajo dentro del grupo para poder sobreponernos a las dificultades que vengan del exterior. Pero para mí, repito, son parte de la banda; son gente que sabe el que hay que hacer para tirar para adelante de este proyecto, gente en la que confío absolutamente igual que ellos confían en mí, en nosotros, en el núcleo duro formado por Sabela y por mí...[risas]. Pero, sobre todo, son amigos en los que yo confío plenamente tanto en su capacidad musical como, el más importante, en su forma de ser como personas».

 

Grabado en los estudios Aldeaglobal para este álbum volvisteis a contar con Pablo Vidal a los mandos de la producción, quien ya había sido el productor de “Neuro”, de vuestro primer disco. ¿Cómo es trabajar con él? ¿Cómo fue la experiencia en esta ocasión?

Josito: «Pablo y yo llevamos relacionándonos mucho tiempo, ya desde la época de Korosi Dansas. Curiosamente, el primer trabajo musical en conjunto fue cuando grabamos “Neuro” y ahí descubrimos un entendimiento entre los dos muy difícil de encontrar en este juego que es la música. Así que, cuando Pablo, demostrando su inconsciencia, monta un estudio del nivel de Aldeaglobal, no tuvimos que darle demasiadas vueltas para saber que teníamos que grabar este disco juntos.

Tiene muchísima experiencia dentro del mundo de la música, conoce muy bien toda su cacharrada técnica y tiene un nivel de sensibilidad y empatía que hace que sea muy sencillo currar con él. Nos entendimos desde el primer momento y supo darle a los temas esa consistencia y fuerza que se escucha cuando escuchas las canciones. Para él, toda toma tiene múltiples posibilidades para poder aprovechar algo. Fue un auténtico lujo, en mayúsculas, contar con él y para muestra este disco».

 

En Caldas de Reis

 

Tanto el título, como el diseño —una boca gritando obra de Yeya Gilino— parecen representar una actitud de resistencia, ¿de resiliencia quizás? ¿Estamos en lo cierto?

Josito: «Después de la pandemia, todas tuvimos que salir hacia delante con muchísimas heridas pero, no por eso, nos pudimos permitir quedar llorando y lamentándonos de lo podíamos haber hecho y que no hicimos.

Siempre hay que intentar respirar, hinchar los pulmones y chillar bien fuerte que aún tenemos cuerda para rato. Cuando seamos conscientes de la fuerza que podemos conseguir como comunidad, muchas de estas trabas que pone la vida en el camino estarán superadas».

 

 

Los diseños, siempre cuidados, de las portadas que envuelven vuestros trabajos siguen una estética de collage bastante ecléctica cargada de simbología. Aunque en esta ocasión la ilustración es bastante clara, ¿cuál es la intención detrás de estos singulares diseños?

Josito: «La foto de la portada y las fotos que acompañan a cada uno de los nueve temas, dentro del libreto del CD, fueron hechas durante ese período extraño que nos tocó vivir. Fotos hechas con mi móvil.

Una vez que nos ponemos con el proceso de grabación en Aldeaglobal, voy encontrando imágenes que podrían ser la representación visual de cada tema. Hablo con Yeya y le doy libertad absoluta para que trabaje sobre esas imágenes.

Ella fue la encargada de jugar con las fotos y darles ese aire entre tridimensional y cómic, suavizando la imagen pero sin perder la fuerza visual. Una vez más, con Yeya, encontré una persona brutalmente creativa y salvajemente generosa».

 

Ya subisteis Respirando...Siempre!! a un par de escenarios. ¿Cómo está siendo su acogida en directo?

Josito: «No podemos estar más contentas y felices con la recepción por parte del público. Son temas que funcionan maravillosamente, tanto en su estructura como en la contundencia que mostramos como banda. Y no hablo solo de percepciones que podemos tener nosotros mismas, sino de las sensaciones que luego de los conciertos nos hacen llegar las asistentes al espectáculo».

 

Y, ya que estamos ahí encima del escenario, ¿cómo son los conciertos de Factoría de Subsistencia? ¿Dónde, y cuándo, continúa la gira?

Josito: «Lo que puedo decir delante del micro en las presentaciones, no son monólogos pensados para entretener al respetable. Las circunstancias que ocurren a nuestro alrededor van a marcar el recorrido de la actuación.

Si hay un problema de falta de gestión por parte del gobierno ante unas bolas de plástico que aparecen en nuestras playas, o unas elecciones al cabo de unos días, o un móvil sonando o alguien tropezando, o un período en el que hay que andar con mascarillas... de algún modo eso va a formar parte del discurso, o no. Nunca se sabe lo que puede pasar entre tema y tema y eso es algo que mantiene al público alerta y atento al transcurrir del concierto.

Lo que descubrimos es que el espectáculo, como tal, tiene su espacio en una sesión vermú, en un local o dentro de un festival. El problema no somos nosotros, el problema son ellos que siempre pretenden ofrecer sota, caballo y rey... [risas].

En este momento estamos intentando cerrar presentaciones en Ourense, Vigo, A Coruña..., una vez más, intentando cuadrar agendas entre nosotros... ¡uf!».

 

Presentación na Casa das Crechas (Santiago de Compostela). Foto © Ramón Feans

 

Con más de una década de trayectoria, y tantos años desde vuestro debut discográfico, preguntamos: ¿cambiaríais algo de aquellos inicios? ¿Qué diferencias, o similitudes, encontráis entre vuestro primer disco y este último?

Josito: «Por supuesto que yo no cambiaría nada; cada escalón que fuimos superando, bien superado quedó y, seguramente, nos cargó de energía y fuerza para intentar subir otro nuevo. En eso consiste esta historia, en ir poco a poco para adelante, sin miedo, sin bajar los ojos no siendo para superar los continuos baches que van apareciendo.

Este, sin duda, es el disco más nuestro, el disco más elaborado por nosotras mismas. Cuando llegamos al proceso final ya todo estaba casi en su punto de cocción y fue Pablo quien le acabó de dar el puntito preciso para lograr un trabajo de este nivel; un nivel que nosotros ahora tenemos que defender en el escenario y os puedo asegurar que estamos absolutamente capacitadas para sacar esa garra y ese rock en los conciertos».

 

En la actualidad, ¿qué artista o grupo gallego nos recomendaríais? ¿Algún favorito que deberíamos conocer?

Josito: «No creo yo que le vaya a descubrir nada a nadie. Ni siquiera cuando digo que en este país no existe el apoyo que debiese existir por parte de los medios de comunicación. Dentro de los medios públicos la presencia de la música en gallego es absolutamente anecdótica e insuficiente.

Por supuesto que existen otros canales, pero creo que desde la CRTVG se podría hacer muchísimo más; lo suficiente para permitirnos estar al tanto de las novedades gallegas igual que podemos estar al tanto de las novedades en el resto del estado gracias a determinados programas musicales de RNE. Mucho echo de menos programas como aquel Planeta Furancho de Vituco Neira y algún otro que nos permitía estar pendientes de lo que musicalmente pasa en el país.

Recomendaría los últimos trabajos de Zënzar, Ruxe Ruxe, Manuel Seixas, Terbutalina, Familia Caamagno, Brais Morán, Loita Amada... Hay tantas cosas con calidad en este nuestro país que no sabría recomendar nada en concreto».

 

Si abriésemos vuestras cuentas personales de Spotify, ¿qué escucharíamos? 100% Sinceridad, 0% Vergüenza

Josito: «A mayores de los indicados en la anterior repuesta, Grande Amore, Lontreira, The Clash, Deep Purple, Rodrigo Cuevas, Iván Ferreiro, Coque Malla, Vetusta Morla, León Benavente, Los Planetas, Mercedes Peón, Venturi, Arcade Hiere, The Beatles, música clásica, Tom Zê, Surfin Bichos, Bob Dylan, Patti Smith, Lou Red, The Cure, Tangana, Cesaria Évora...».

 

  noticias