• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

NEBRA: «NUESTRA MÚSICA ES MÁS EVOCADORA QUE NARRATIVA»

NEBRA: «NUESTRA MÚSICA ES MÁS EVOCADORA QUE NARRATIVA»
25 APRIL 2022

Crean sobre estructuras de las cantigas tradicionales de las cantareiras, añaden ecos de electrónica, bajo y percusión; es en ese momento cuando se alejan del concepto tradicional de cantiga, tiñéndola de sonoridades más frías y oscuras, místicas y evocadoras. Son NEBRA, un proyecto musical nacido durante el confinamiento y compuesto por la voz de Sara Pérez Cruz (Sara Nebra), Ángel Boquete (bajo) y Ro Muñoz (batería), que canta a cuestiones de interés social, como los incendios forestales, el feminismo o la salud mental.

Tras publicar un par de demos y musicalizar el Danza da lúa en Santiago de Lorca, el trío lanza su primer disco, Sereas (2022); una carta de presentación compuesta por nueve cortes que recogen «un poco de todo eso que consideran es lo que les representa».

 

 

© Iván Mouronte

 

NEBRA sois Sara Pérez (voz), Ángel Boquete (bajo) y Ro Muñoz (batería). ¿Cómo nace este proyecto musical conjunto en un momento (el de la pandemia) en el que el mundo estaba paralizado?

Sara Pérez: «Como tenía más tiempo y no se podía salir de casa, empecé a experimentar y a componer partiendo de melodías tradicionales y folk. Eran temas, o ideas, en los que grabé principalmente armonías vocales con fondos de sintetizador y percusión tradicional que tenía por casa. Ángel introdujo líneas de bajo en esas composiciones porque buscaba un contraste sonoro, ya que su estilo es más de metal o stoner. Trabajamos con cuatro temas; dos de ellos tradicionales y otros dos que se convirtieron en “Meigallo” y “Xoias d’agua”».

Luego se sumó Ro, que aportó su experiencia a la hora de construir las estructuras de las canciones, y una percusión más contemporánea que también trabaja con armonías».

Ángel Boquete: «Yo me sumé simplemente para ayudar a Sara a grabar en casa, a que trabajase en esos temas que vi que le estaban motivando mucho. Poco a poco fui metiendo alguna línea de bajo donde ella lo veía necesario… y ahí fue cuando me convenció de que era un proyecto que quizás tenía más recorrido que grabar en casa. Es hijo de ese momento, porque si no fuese por el confinamiento ¡no creo que tuviésemos tanto tiempo y paciencia como la que tuvimos!».

 

Sara, tu nombre artístico es Sara Nebra... ¿cuánto hay de Sara en NEBRA?

Sara: «Supongo que bastante; posiblemente este sea el proyecto que más me representa de todos en los que estuve. Pero todavía sigo en buscando mi sonido y para mí es muy importante tener la mente abierta. De todas formas, aunque NEBRA tenga mucho de mí, también tiene mucho de Ro y de Ángel; sin ellos no sería lo que es».

 

© Iván Mouronte

 

¿Cuáles fueron, y cómo recordáis, vuestros inicios en el mundo de la música?

Ángel: «Yo empecé a tocar el bajo con 16 años en un grupo de metal llamado Maldia, con el que tuve la suerte de tocar por bares, salas y festivales de toda Galicia durante casi diez años».

Sara: «En mi caso, cuando era niña asistía a clase de baile tradicional, canto y pandereta en las extraescolares del colegio de Paradai; también cantaba en la Escolanía del Orfeón Lucense, colectivo al que sigo muy vinculada. En la adolescencia formé parte de varias asociaciones de música tradicional y, posteriormente, en bandas de rock locales».

Ro Muñoz: «Empecé tocando con los discos que me gustaban en el garaje de casa de mis padres y después con grupos locales, como FHA, Zootropo o Groovefathers».

 

¿Qué bagaje, musicalmente hablando, aporta cada uno de vosotros al conformar el grupo? ¿Diríais que fue el gusto por la experimentación lo que os llevó a crear la banda?

Sara: «Yo no diría que fue la experimentación el hilo conductor, sino que cada uno de nosotros aportaba algo que complementaba al resto. Para mí, claro está que es el proyecto más diferente en el que estuve, pero considero que hay referentes que ya trabajan este tipo de contrastes mucho antes que nosotros».

Ángel: «Creo que Sara aporta la parte más clásica o tradicional, con sus melodías vocales; mientras que, en mi caso, contribuyo a ese sonido más oscuro, más cercano al rock o metal, porque al final es el lenguaje musical en el que estoy cómodo. Ro es quien aporta el tinte más fresco y electrónica que equilibra todo eso».

Ro: «Lo aprendido en mi carrera musical y mi gusto por el tratamiento electrónico de la batería y de la percusión, adaptado la composición de Sara en este caso».

 

Como curiosidad, y respeto al nombre del grupo, ¿por qué «nebra» y no «néboa»?

Sara: «Me costó un tiempo decidir el nombre; quería algo relacionado con la naturaleza y con Lugo especialmente. El término “nebra” me gusta más por su sonoridad y Uxío Novoneyra tiene unos versos sobre Lugo en los que emplea esa palabra».

 

 

Se nota un cierto aire medieval en vuestras composiciones, pero también hay una base tradicional gallega, electrónica, stoner... ¿En qué estilo encaja NEBRA?

Ro: «World music».

Sara: «¡No te sabría decir! Lo importante es que te diga algo al escucharlo. Me gusta lo que comentas del aire medieval porque soy fanática de la música medieval, como la obra de Hildegard von Bingen; es una sonoridad que resuena conmigo; me encanta la música coral sagrada».

Ángel: «¡Es el problema que tenemos cuando subimos los temas a las plataformas digitales! Creo que estamos usando las etiquetas de rock alternativo” y “canto popular” [risas], pero no sabría decirte exactamente un estilo».

 

Vuestra fusión de estilos es original y transgresora, ¿tenéis alguna referencia a la que miréis especialmente a la hora de hacer música?

Sara: «En el momento en el que empecé a trabajar en este proyecto escuchaba mucho a Malicorne, a Myrkur y también a Hedningarna. Otro referente que tengo constantemente es Alice in Chains y otros grupos de los noventa. También Opeth».

Ángel: «A mí me gusta especialmente el sonido de Justin Chancellor (Tool) y Tim Commerford (Rage Against The Machine). Seguramente mucho de lo que hago y de la sonoridad que busco se deba a ellos».

Ro: «El propio bagaje musical personal».

 

Echando un ojo al canal de YouTube de Sara, escuchamos una cover de la versión de Sara Vaughan del clásico del jazzMisty”. ¿Os gustaría experimentar con el jazz, u otros géneros, en un futuro próximo?

Sara: «Para mí es importante formarme a nivel vocal y no tener perjuicios con los géneros musicales, así que no rechazo esa idea, aunque en este momento no lo considero».

Ángel: «No con NEBRA, pero a mí sí que me gustaría trabajar en algún momento con un estilo similar al de Anderson Paak».

Ro: «Lo que mande Sara, pero creo que la fusión de lo que venga no va a ser un problema, sino un extra».

 

 

Debutáis en pleno confinamiento con Xoias dagua”, un tema arreglado por Daniel Díaz Rodríguez, compositor ribadense conocido por sus bandas sonoras. ¿Cómo llegasteis hasta él y qué buscabais con la colaboración?

Ángel: «Dani es un buen amigo nuestro con el que compartimos gustos musicales y referentes. Siempre nos gustó mucho su visión y su trabajo y, con “Xoias d’agua”, surgió la oportunidad de colaborar. Creo que le dio al tema un aire incluso cinematográfico, muy diferente a la versión que grabamos en el disco y que tocamos en directo».

 

En mayo del año pasado lanzasteis Danza da lúa en Santiago (2021), como resultado de vuestra participación en el Proxecto Lorca, iniciativa promovida por la Diputación de Lugo y la USC con motivo del centenario de los viajes del poeta por Galicia. ¿Qué os transmitió esta poesía para seleccionarla? ¿Cómo afrontasteis su musicalización?

Sara: «Son unos versos extremadamente musicales, con una cadencia que ya me parecía cantada. Al leer la poesía me vino la melodía en ese mismo momento, y solamente tuve que añadir los acordes; fue la canción que compuse más rápido».

Ángel: «¡Totalmente! Con Danza fue todo muy rápido, Sara llegó con esa idea para el proyecto que coordinó Pomba Luxilde y, en mi caso, tuve claro que pedía un bajo pesado, con distorsión».

 

 

Al hilo, ¿qué destacaríais de este proceso en comparación con componer una canción desde cero, es decir, música y letra?

Sara: «La mayor diferencia es que, cuando compongo letra y música, generalmente empiezo con una melodía, y la voz y la letra vienen justo después».

 

El mes pasado debutabais con Sereas (2022), un primer álbum que consideráis vuestra carta de presentación. ¿Qué os empujó a lanzaros al mercado discográfico?

Ángel: «En mi opinión, era el paso natural si queríamos ver crecer este proyecto, poder mostrárselo a la gente. Cuando empezamos a intentar movernos, conseguir más conciertos, era muy muy complicado explicar lo que hacíamos, a qué sonábamos. Necesitábamos grabar y tener una carta de presentación precisa».

 

© Iván Mouronte

 

El LP está grabado en una única toma en el Clavicémbalo (Lugo) por Iván Reija, quien también hizo la masterización. ¿Por qué escogisteis este formato de grabación en directo?

Ángel: «Con NEBRA tuvimos la suerte de conseguir arrancar y comenzar a tocar en directo incluso antes de haber finalizado un setlist completo; en mi opinión, es un proyecto que nació para el directo. Cuando empezamos a hablar de la grabación, los tres estábamos de acuerdo en que queríamos que sonase exactamente como el directo, y también fue una forma de experimentar una grabación diferente».

Ro: «El disco suena como suena el grupo en directo, no hay trampa. Creo que es lo más honesto de hacer y, en este estilo tan electrónico, creo que es incluso más importante».

Sara: «Además, estamos muy contentos de grabar en el Clavi, que es la casa de todos los músicos de Lugo. ¡Graciñas, Alberto y Reija!».

 

Las piezas cogen prestadas estructuras de las cantigas tradicionales de las cantareiras para luego ser bañadas por sonidos actuales con ondas de electrónica. ¿Cómo trabajáis estos elementos, en abstracto tan contrapuestos, hasta alcanzar el equilibrio? ¿Tiene algo que ver con adaptar la tradición a los tiempos?

Ro: «El estilo del grupo es la fusión, dentro de este concepto todo cabe, y el equilibrio viene del gusto».

Sara: «Ni Ángel ni yo tocamos la guitarra, por lo que el punto de partida fue otro; en el caso de Ro, seguramente fue una decisión más consciente. De todas formas, al final la tradición es la base de todo, por lo que creo que muchos músicos, consciente o inconscientemente, nos inspiramos en esa raíz».

 

 

¿Cuál es vuestra opinión sobre esta tendencia tan en alza de combinar tradición y vanguardia?

Ángel: «A mí me parece un concepto muy positivo Creo que es la manera de avanzar y conseguir nuevos sonidos. También de poner en valor y darle un nuevo contexto a nuestra música».

Sara: «La música del pueblo es el reflejo de su cultura e identidad; es muy importante dar visibilidad a eso y, probablemente, artistas como Tanxugueiras, Mercedes Peón, o Xisco Feijóo dan esa visibilidad a un público que, a lo mejor, no llegaría de otro modo».

 

Las letras cantan a temas actuales, como los incendios forestales, el feminismo o la salud mental. A la hora de componer, ¿cómo fue el proceso creativo? Para vosotros, ¿tienen el mismo peso las letras que la música en vuestras creaciones?

Sara: «Para mí, no. Las letras son importantes, son un mensaje que está ahí, pero creo que nuestra música es más evocadora que narrativa, como me dijo Dani, del que hablamos antes. Para mí la música es un lenguaje en sí mismo, las letras son una capa más».

Ángel: «Estoy totalmente de acuerdo. Yo crecí con música inglesa y americana y, al principio, apenas sabía de qué trataban las canciones que escuchaba; ahora lo valoro más, pero para mí tiene más importancia la melodía de la voz».

 

 

En Sereas incluis Meigallo” y Xoias dagua”, que ya habíais lanzado como sencillos, pero ahora se escuchan con un sonido más definido. ¿Qué cambios destacaríais en las reinterpretaciones de estas piezas? ¿Diríais que es un reflejo de vuestra evolución también como grupo?

Ángel: «En el caso de “Meigallo”, la versión anterior que tenemos subida es una demo en nuestro Bandcamp; es un bosquejo inicial que luego evolucionó mucho cuando empezamos a ensayar con Ro, al incorporar él más capas.

Con “Xoias d’agua” fue una decisión que tomamos de no disparar bases en directo, por lo que tuvimos que hacer un arreglo distinto en el que el pad de Ro cobra importancia».

 

  

 

Para la parte estética del álbum contasteis con la obra 3D de Boris Edrosa, fotógrafo y artista lucense. ¿Cómo fue el proceso creativo? ¿Se relacionan de alguna manera las imágenes con los temas?

Sara: «Boris tiene un imaginario muy rico, así que desde el primer momento tuvo total libertad. Le pasamos los temas en bruto, grabados con el móvil en el local de ensayo, y él creó esas imágenes tan potentes que creo que representan nuestro sonido completamente. Estamos muy contentos con su trabajo».

 

Al hilo del diseño gráfico, ¿por qué el color violeta? ¿Qué representa?

Sara: «El violeta es un color con connotaciones de misterio y exotismo que encajaban con la música. Además es uno de mis colores favoritos, de siempre».

 

© Iván Mouronte

 

Siguiendo con la parte artística, las fotografías más recientes del grupo tienen un cierto aire místico que, curiosamente, contrasta con el surrealismo del diseño gráfico que envuelve el álbum. ¿Es una contraposición intencionada?

Ángel: «Sí, exacto. Con Iván Mouronte es el mismo caso que con Boris, son artistas en los que confiamos, con los que disfrutamos de su trabajo y que, además, son de Lugo. La idea que transmiten estas fotografías está relacionada con la parte más tradicional del grupo, mientras que las imágenes de Boris profundizan en el concepto más frío y duro».

 

En general, apostáis por un concepto visual muy cuidado: los colores, las imágenes, las portadas, la web... ¿Cuánto de importante es trabajar este aspecto en el mundo de la música?

Sara: «Para mí, muchísimo. Es otra capa de información más que representa y define lo que queremos contar. Yo siempre miro los videoclips y portadas de los artistas que me gustan y le doy relevancia».

 

Sara, tú eres profesora de canto en la Escola de Música Fábrica de Sons (Lugo). ¿Cómo vienen las nuevas generaciones?

Sara: «¡Creo que vienen bien! Después de la pandemia parece que están con los ánimos bajos, pero son resolutivos y muy creativos. Tienen una cultura visual más amplia que otras generaciones. Aprendo mucho de ellos».

 

Acabáis de anunciar vuestra participación en el FaCeLa Fest 2022, del 12 a 14 de mayo en Lugo. ¿Qué podremos esperar de un directo de NEBRA?

Ángel: «Creo que conseguimos crear una atmósfera diferente, un directo que puede disfrutar gente de edades muy distintas».

 

 

En la actualidad, ¿qué artista o grupo gallego nos recomendaríais? ¿Algún favorito que deberíamos conocer?

Ángel: «Voy a barrer para casa y recomendar a Sigilu, un grupo lucense que tiene uno de los discos que más disfruté en estos años y con los que ahora tengo la suerte de colaborar».

Sara: «Recomiendo a Barbarian Prophecies, por su larga trayectoria. Y también, en el otro extremo musical, a Pilocha, una pionera. Recomendaría muchos más ya que tenemos suerte de tener tantos artistas como hay en Galicia en este momento».

 

Si abriésemos vuestras cuentas personales de Spotify, ¿qué escucharíamos? 100% Sinceridad, 0% Vergüenza.

Ángel: «Vulfpeck, All Them Witches, Idles, Steven Wilson y Wealman son los primeros que aparecen en mi cuenta».

Sara: «En mi caso, Lindy-Fay Hella, Faith No More, Lole y Manuel y Rosalía».

Ro: «¡100% música infantil!».

 

  noticias