• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

ITH: «EN ‘FREAR O MOMENTO’ TIRAMOS HACIA UN ESTILO MÁS SEMEJANTE, TODOS PILOTAMOS EN UN MISMO SENTIDO»

ITH: «EN ‘FREAR O MOMENTO’ TIRAMOS HACIA UN ESTILO MÁS SEMEJANTE, TODOS PILOTAMOS EN UN MISMO SENTIDO»
1 FEBRUARY 2021

Entre leyenda e historia, el Ith que conocíamos era hijo de Breogán, príncipe celta que, desde la Torre de Hércules, divisó la costa esmeralda de Irlanda; desde hace más de 15 años, hay otro Ith en Galicia, uno que recorre el país con la premisa de «hacer rock gallego en gallego». Compuesta por Lucía (voz), Gonzalo (bajo), Miguel y Toxo (guitarras), y Rama (batería), Ith suena a rock gallego, pero con sonoridades innovadoras que aportan cada uno de ellos.

Dos años han pasado desde la publicación de su último álbum, dos años durante los que la banda de Xanceda (A Coruña) ha trabajado en su creatividad, esa misma que reflejan en Frear o momento (2020), su nuevo trabajo discográfico; ocho historias originales que cogen en una estantería, que bien merecen ser contadas y, sobre todo ¡escuchadas!

 

 

Ith es, además de la voz de Lucía, el bajo de Gonzalo, las guitarras de Miguel y Toxo, y las baterías de Rama. ¿Cómo nace el grupo?

Miguel: «El grupo nace alrededor de 1997, cuando tres chicos de entre 14 y 16 años —Pablo Boga, Manuel Lamas e Hilario Rodeiro— pretenden iniciar la aventura de hacer rock en gallego. Pocos meses después me incorporo yo, y desde aquella fueron sucediéndose algunos cambios hasta formarse la banda actual».

 

¿Por qué Ith, hijo de Breogán, y no otro miembro de la familia galaica? Parece que Mil se lleva buena parte de la fama entre bandas y grupos gallegos…

Miguel: «Todo parte de la propia leyenda de Ith. En su momento Hilario nos la contó al resto de la banda, propone el nombre y, en ese momento, tuvimos la sensación de que el nombre le iba como anillo al dedo».

 

Comenzasteis haciendo versiones de Los Suaves, Guns NRoses o Hendrix, ¿qué os empujó a escribir vuestras propias letras y músicas?

Miguel: «¡No exactamente! Desde los inicios, la idea del grupo era hacer temas propios, lo que sí es cierto es que nos directos intercalábamos versiones de los grupos que se mencionan».

 

Al hilo, a la hora de componer, ¿quién, o qué, inspira a Ith?

Lucía: «En el caso de las letras, nos inspiran [nuestras] propias historias y las que nos cuentan o vemos, incluso si nosotros no somos las protagonistas. Yo siempre digo que una escribe sobre lo que sabe, lo que le ocurre, o lo que le sucede a las demás».

Gonzalo: «Para la música, a veces alguien trae una idea, un riff, una secuencia de acordes, y otras veces sale directamente de improvisaciones en los ensayos».

 

 

Vuestra música está guiada por influencias varias, rock, heavy o pop, que acercáis cada uno/a de vosotros y confluyen en un potente pop-rock. ¿Algún referente en particular?

Lucía: «Alguna gente ha encontrado simetrías entre nuestras canciones y las de The Hellacopters, ¡puede ser! No obstante, no es un grupo referente porque no es lo que más escuchamos, por lo que entendemos que es mera coincidencia. Por destacar referentes que conjuguen puesta en escena más voz, podría citar a Delila Paz (The Last Internationale) y a Mart (Estirpe)».

Gonzalo: «Sería imposible citar, al menos en mi caso, todas las influencias, son infinidad de grupos y estilos, metal, grunge, blues...».

Toxo: «Influencias... muchas y variadas. No obstante, me da la impresión que en este último trabajo tiramos hacia un estilo más semejante; creo que todos pilotamos en un mismo sentido. A la hora de tocar un tema vibramos todos en la misma movida, y por eso los temas a mí me suenan mejor. Para hacer sonar un tema, adoptamos todos una manera de tocar y cantar que para mí hace que los temas funcionen. Dicho de otra manera: cuando estamos heavies, estamos todos heavies, cuando estamos más popis, estamos todos popis; cuando estamos más alternativos, todos alternativos».

 

Con el «rock gallego en gallego» por bandera, y en el corazón, ¿cómo definiríais el panorama de rock gallego en gallego actual?

Miguel: «Al margen del momento que estamos viviendo derivado de la COVID-19, el rock en gallego no está en su mejor hora. Tengo la sensación de que el público y el mercado demanda más otros estilos, en gallego también, y eso me parece muy ilusionante. Esto contrasta con la aparición cada poco de grupos de rock en gallego buenísimos».

Gonzalo: «Como siempre dice Xurxo Souto: ¡Galicia es una tierra de artistas!”».

 

 

Después de dos años, venís de presentar Frear o momento (2020), un trabajo que despedía un año, digamos, difícil de olvidar. ¿De qué manera afectó la situación al desarrollo y publicación del disco?

Miguel: «Afectó de tantas formas que a día de hoy aún no podríamos decir de cuántas, porque seguimos viendo cómo nos siguen afectando. Sobre todo en la parte organizativa, con los confinamientos perimetrales se vieron muy reducidas las posibilidades de quedar y, como grupo que somos, para la mayoría de las cosas que hacemos necesitamos de todos nosotros».

Toxo: «A mí me sorprendió cómo resolvimos la situación de disco nuevo, videoclip nuevo, temas nuevos para grabar, etc.».

 

Compuesto por ocho cortes, el álbum muestra la creatividad de la que bebisteis en esos dos años de silencio discográfico, pero manteniendo ese rock que os caracteriza. ¿Cómo fue el proceso creativo?

Lucía: «El proceso creativo partió de algunos temas que ya teníamos antes de la incorporación de Rama, el nuevo batería. Los arreglamos al gusto de la nueva formación mientras fuimos componiendo otros nuevos, que fueron incorporados al disco. Lo que no cambió fue la manera de componer: los temas se cuecen en los ensayos, fruto de la mezcla de las ideas que van surgiendo in situ».

 

 

Lucía, respecto a las letras, ¿hay algún nexo entre las canciones? Cuando compones, ¿qué suele ir primero, la letra o la música?

Lucía: «Cuando escribo no es que intente crear una canción como continuación de otra; simplemente escribo por necesidad. A todo lugar llevo un minicuaderno y un bolígrafo y, si me olvido y me viene la inspiración, uso las notas del móvil o incluso la grabadora.

Yo simplemente hago textos que voy guardando en mi carpeta y, una vez que surge alguna idea musical intento ver qué textos de los que tengo pueden pegar más con esa música que estamos empezando a hacer. Y ahí es cuando procuro crear alguna melodía con lo que tengo, lo que no quiere decir que siempre cuadre, muchas veces debo hacer cambios con el fin de que letra y música puedan conjugar con un mínimo de maña».

 

Para Frear o momento volvisteis a contar con Arturo Vaquero a los mandos, grabando entre las cuatro paredes de Abrigueiro Estudios (Friol, Lugo). ¿Cómo es trabajar junto a él?

Miguel: «¡Pues es perfecto! Cuando estás trabajando con alguien y el entendimiento es óptimo, los resultados que queremos llegan de una manera fácil y natural».

Lucía: «Yo con Arturo siempre grabé muy cómoda. Un profesional se define no solo por lo que sabe o por lo que sabe hacer, también tiene que saber estar, y Arturo tiene esa combinación. Además, él es músico y comprende bien lo que sucede cuando estás grabando; sabe equilibrar muy bien los tiempos de grabación, de descanso, de escucha, de re-escucha, etc.».

 

 

Aunque, esta vez, decidisteis asumir vosotros la producción musical. ¿Cómo fue la experiencia? ¿Repetiríais?

Miguel: «Yo aún estoy analizando el cuento, pero de lo que sí estoy seguro es que en esta ocasión me gustó que fuera así».

Toxo: «Totalmente, me gusta que el grupo intente sonar como cree que debe sonar».

 

Con el título del disco como referencia… ¿cuándo frenaríais vosotros el momento?

Miguel: «Justo antes de las decisiones complicadas para después reiniciar».

Lucía: «¡Nunca! Frenar el momento es justo lo que no hay que hacer, ¡siempre hay que avanzar! Precisamente una de las canciones también se titula así, y habla de eso, de caminar hacia adelante, a pesar de que a veces deseases frenar el momento. Si no estás en el sitio que te corresponde, debes seguir buscándolo, nunca conformarte, porque el precio que se puede llegar a pagar por eso, desde el punto de vista emocional, puede ser muy caro».

 

 

Entre vuestro debut, discográfico, Forte (2015), y Frear o momento (2020), pasaron cinco años, ¿qué semejanzas o diferencias diríais que hay entre los dos?

Miguel: «A mi parecer, la diferencia principal es el hecho de decidir nosotros sobre absolutamente todo el disco».

Lucía: «Desde el punto de vista musical, Forte se hizo con lo que había, con lo que se compuso en el año 2014, mientras que para Frear o momento pudimos escoger los temas entre una lista de composiciones que teníamos. Además, Forte responde a un rock and roll más clásico, en cambio, Frear o momento deja ver otras influencias musicales en nuestras canciones».

Toxo: «Para mí en este disco vamos todos en la misma dirección».

 

Echando la vista atrás, hace más de dos décadas que os subisteis por vez primera a un escenario. ¿Qué le diríais a aquellos jóvenes de entonces? ¿Algún consejo para los que están dando ahora sus primeros pasos en la música?

Miguel: «¡¡Yo moriré incapacitado para dar consejos!!!».

Gonzalo: «Ante todo, ¡pásalo bien! Si tú disfrutas encima del escenario, lo más seguro es que el público también lo haga».

 

Ya estamos en 2021, pero la vuelta a los escenarios de manera «regular» está siendo compleja aún con restricciones de aforo, mascarilla, protocolos… ¿Cómo lo estáis llevando? ¿Qué podremos esperar de un directo de Ith?

Miguel: «Es frustrante, se aplazaron fechas que después se acabaron cancelando. A veces nos llaman para una actuación que después hay que aplazar o cancelar, y eso hace que tengamos que preparar directos para después no hacerlos».

Lucía: «Personalmente lo llevo mal. Para mí los directos son el motor de estar en un grupo; de las otras facetas, como componer, ensayar o grabar, disfruto menos. Cantar en directo es lo que realmente me llena. Cuando en diciembre dimos los conciertos de la red de Agadic, que habían sido aplazados varias veces, ¡pensé enloquecer! Fue un subidón y una alegría impresionante».

Gonzalo: En un directo de Ith vas a ver cinco personas pasándolo pipa y dejándose la piel en el escenario... en cuanto se puedan hacer conciertos con normalidad”, claro».

 

 

En la actualidad, ¿qué artista o grupo gallego nos recomendaríais? ¿Algún favorito que deberíamos conocer?

Miguel: «Yo recomiendo únicamente hacer un ejercicio de investigación, a ver que hay por ahí, tengo la certeza de que se encuentran cosas maravillosas».

Lucía: «No me canso de recomendar a Carmen Dor y a Rubén Fernández. Me dieron clase de voz y, más allá de tener una experiencia destacable, una formación sólida y fundamentada, y de ser grandes didácticos, las propuestas musicales que acercan a nuestra cultura siempre traen consigo un aliento nuevo, renovador e inspirador. Son, además, personas muy honestas tanto personal como artísticamente, algo que sin duda hace falta destacar».

Rama: «MJ Pérez».

 

Si abriésemos vuestras cuentas personales de Spotify, ¿qué escucharíamos? 100% Sinceridad – 0% Vergüenza.

Miguel: «Jacob Bryant ahora mismo y, dentro de nada, casi cualquier cosa».

Lucía: «Poco uso Spotify, pero lo que tengo en favoritos es una lista de canciones que recorren la historia del jazz, Las Vulpes (¡sí!), Garbage, Estirpe, y varias listas con los temas de los set lists de las míticas jam sessions que organizaba Jacky (J de Joker) en Compostela, y en las que he participado algunos años».

Gonzalo: «En mi resumen de Spotify de 2020 ponía que escuché 270 grupos distintos... literalmente podría sonar cualquier cosa».

Toxo: «Yo apenas escucho música, lo que tenga en el CD del coche; esta temporada le cuadra a Ochodiecinueve, un grupo de amigos de Teixeiro».

Rama: «Foals, Muse, Kasabian, y Red Hot [Chili Peppers]».

 

  noticias