• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

DEVALO: «DEVALO ES UNA VUELTA AL POP Y A MIS INFLUENCIAS DE SIEMPRE»

DEVALO: «DEVALO ES UNA VUELTA AL POP Y A MIS INFLUENCIAS DE SIEMPRE»
30 NOVEMBER 2020

Nació de la experimentación, surgió sin querer, antes de que él mismo se diese cuenta. Tras formar parte de Nouvelle Cuisine y aventurarse en solitario con The Cripple and The Tramp, David Miranda vuelve a sus orígenes con DEVALO, proyecto donde el coruñés pone banda sonora a la nostalgia. 

Ecos de synth pop, y melodías que beben del dream pop y el shoegaze inundan Noites Contadas (Ferror Records, 2020), su LP debut; una docena de piezas que nos invitan a escuchar sentimientos y tocar sensaciones.

 

 

David, tras de unos veinte años de carrera musical, echemos la vista atrás y, con la morriña que nos caracteriza a los gallegos… ¿recuerdas tu primer contacto con la música? ¿Y con un instrumento?

David Miranda: «Los primeros recuerdos de mi infancia están relacionados con la música, cantando canciones inventadas y pidiéndole a mi abuela que escribiera las letras porque yo aún no sabía escribir, y luego aprendiendo a tocar “Greensleeves” siguiendo las luces rojas de un pequeño Casiotone. Más tarde llegaría el regalo sorpresa de una guitarra por parte de mi padre, una de las mejores sorpresa de mi vida, y de ahí la comenzar a tocar con amigos en el colegio».

 

Según la RAG, la palabra «devalo» tiene dos acepciones: «movimiento descendente de la marea» y «luna menguante». ¿Cuál de las dos te llevó a escogerlo? ¿O hay algo más que se esconda en la elección del nombre?

David: «Devalo es una palabra asociada con el cambio y con los ciclos, del mar y de la luna, que a pesar de ser un proceso de merma siempre conduce a un nuevo crecimiento, a un renacer. Me gusta lo que sugiere esa imagen y cómo refleja mi situación vital y musical en este momento».

 

Fuiste parte del pop electrónico de Nouvelle Cuisine, para luego aventurarte en solitario con el folk en The Cripple and The Tramp. ¿Qué hay detrás de esta primera transición, un poco radical, tanto de estilos como de formación?

David: «The Cripple and The Tramp fue el primer proyecto que desarrollé después de Nouvelle Cuisine, cuando ya estaba en Gales. Debido a mi situación personal, al vivir fuera, sentí que ya no podía aportar el mismo al grupo y decidí dejarlo, lo que seguramente fue un error.

Seguí haciendo música en soledad y, en aquella época, comencé a interesarme por el folk anglosajón y por técnicas de guitarra acústica como el fingerpicking. Fueron también las primeras experiencias de grabación casera; cogí las herramientas que tenía a mano en aquel momento para explorar y aprender otras maneras de tocar y componer. Intenté retomar ese proyecto años después, pero me dicen cuenta de que su momento ya había pasado».

 

 

DEVALO tiene más de Nouvelle Cuisine que The Cripple and the Tramp, ¿no? ¿Algunas diferencias, o similitudes a destacar entre los tres proyectos?

David: «DEVALO es una vuelta al pop y a mis influencias de siempre, así que desde luego tiene conexiones con las canciones que hice para Nouvelle Cuisine, también en la presencia de la electrónica, que ya comenzábamos a explorar al final de mi etapa en el grupo. Quedan ecos de The Cripple and The Tramp en las canciones que tienen una base de guitarra acústica y, a lo mejor, también en la forma de cantar».

 

Actualmente resides en Gales, ¿qué aporta tu nuevo entorno, el cambio, a tus composiciones?¿Por qué Gales?

David: «Como mucha gente joven, me fui de Galicia buscando las oportunidades para desarrollarme laboralmente que se me negaban en mi país. Con veintitantos años llegué a Gales para trabajar en la Universidad de Bangor, donde sigo actualmente como docente e investigador en el área de Estudios Hispánicos, con un interés especial en la literatura, el cine y la banda diseñada en gallego. Van ya unos quince años lejos de Galicia, pero vivo con la mente puesta allí. Creo que esto, y también la experiencia migratoria, aparece reflejado en las letras del disco».

 

Pensando en Gales a unp se le ven a la cabeza la música folk (es una de las llamadas «naciones celtas»), pero suponemos que, obviamente, habrá mucho más, ¿crees que la escena musical galesa ha influido de alguna manera en tu propuesta actual?

David: «Tengo un sentimiento de fraternidad y solidaridad con las bandas galesas que apuestan por cantar en la lengua propia, en un contexto en el que hay un idioma tan dominante como el inglés, es algo con lo que me identifico.

Durante varios años, viví del lado de la villa donde creció Gruff Rhys, el cantante de Super Furry Animals, a los que pude ver en directo en Bangor, y al mítico cantautor Meic Stevens. También hice amistad y toqué con Myfyr Prys, batería de Plant Duw—una banda de referencia en el norte de Gales— y tenemos pendiente grabar algún tipo de colaboración. Hay una escena musical en galés que abarca desde la electrónica al rock con la que siento afinidad; ¡me gustaría poder establecer un vínculo o puente con la escena gallega!».

 

 

Viviendo en un país de habla anglosajona y habiendo cantado en inglés en The Cripple and the Tramp, ¿por qué escoger ahora el gallego?

David: «La presencia del galés es muy fuerte en el norte y, a lo mejor, eso y la distancia me hicieron valorar todavía más la lengua propia de mi país. Pero no es la primera vez que compongo o participo en un tema en gallego; con Nouvelle Cuisine ya habíamos hecho una versión de “Pandeirada” de Andrés del Barro (en la que canté en los coros) y, sobre todo, en 2011 publiqué un disco en gallego con la poeta Maria do Cebreiro, Lembrarás este cuarto?, que fue el verdadero punto de inflexión. En la grabación del disco con Maria y en los conciertos que hicimos juntos me di cuenta de lo cómodo que me encuentro cantando en gallego, y de lo que me gusta hacerlo; fue como el descubrimiento de algo muy natural.

Desde hace unos años también tengo un proyecto en gallego con la poeta Lorena Souto, un dúo que llamamos Aderyn, que significa «pájaro» en galés; ella pone las letras y yo la música. En 2019 sacamos un pequeño disco bastante experimental, llamado Fractura, y estamos trabajando en el segundo, en el que damos un paso más en nuestra experimentación poético-musical».

 

Debutas con Noites Contadas (Ferror Records, 2020), un largo que suena a synth pop emocional con reminiscencias noise y dream pop. ¿Cómo ha sido la evolución de tu sonido hasta alcanzar esta hipnótica amalgama de estilos?

David: «Partí de influencias y sonidos que siempre me gustaron y me acompañaron, como Slowdive, My Bloody Valentine, The Radio Dept., Yo La Tengo… y también otras referencias que fui recogiendo por el camino, por ejemplo The Pains of Being Pure at Heart o Beach House. Al mismo tiempo, mientras componía y grababa, escuché mucho pop electrónico, especialmente de finales de los 70 y de los 80, ese momento en el que la electrónica comienza a aparecer en el pop, con Gary Numan, Kraftwerk o los primeros New Order; es uno sonido crudo que ahora suena como retrofuturista. Y hay muchas más influencias en el disco… quería juntar los diferentes estilos que me gustan, mezclarlos sin limitarme la una etiqueta, y llegar a un sonido personal».

 

 

 

A la hora de componer, ¿en qué, o quién, te inspiras? ¿Dónde busca, o encuentra, DEVALO su inspiración?

David: «Musicalmente, me interesa mucho encontrar una atmósfera y uno soy particular, mas sin limitarme la un género o etiqueta; me gusta mezclar estilos e influencias. En el que se refiere a las letras, parten a menudo de estados de ánimo y momentos vitales en lo personal, y también se inspiran en la realidad social, sobre todo la gallega».

 

Noites Contadas está grabado en Gales, pero el horizonte parece puesto en Galicia; ¿qué hay de nuestra tierra en el LP?

David: «Galicia está en todo el disco, tanto en lo que se refiere a mi situación personal, desplazada, tan común por desgracia para las gallegas, como en referencias históricas y sociales, por ejemplo los fusilamientos del Portiño (A Coruña) que abren el disco.

Hay también referencias y homenajes a lugares que tuvieron un valor importante e incluso simbólico en mi juventud, y a los que miro con la nostalgia del paso del tiempo y de la emigración».

 

 

Hay nostalgia e introspección, pérdida de identidad, hay renacimiento con vistas al futuro que, realmente, es una vuelta a los orígenes. Es como si el pasado y el futuro se mezclasen...; ¿crees que lo que se pierde es el material con el que se construye el futuro?

David: «La posibilidad o imposibilidad de volver —en el tiempo, en el espacio y en lo musical— es uno de los ejes del disco, de donde surge la nostalgia, como un «buscarse a sí mismo», pero sin encontrarse totalmente; y, en ese proceso, se evoluciona hacia el futuro incorporando el pasado. A lo mejor no es lo que se pierde con lo que hacemos futuro, sino el darse de cuenta de que el pasado no se perdió, que todo eso sigue con nosotros de otro modo, y nos lleva a otro lugar diferente. Ahí también puede encajar lo son retrofuturista que comentaba antes».

 

A lo largo de las 12 «noches contadas» que componen el álbum, escuchamos sentimientos, tocamos sensaciones. ¿Cómo fue el proceso creativo? ¿Ese paso de concepto abstracto la letra, música, canción?

David: «Fue un proceso largo, de varios años y varias etapas. Algunas canciones fueron apareciendo antes de que concibiera el proyecto en sí; primero la música, buscando melodías y texturas, la letra se hace más de rogar, vienen algunas frases e ideas que van ayudando a que salga la melodía de voz. Acababa de estar varios años trabajando a partir de letras ya hechas, a partir de poemas, de buscarles el encaje musical y, en este caso, fue al revés. Cuando la música estuvo casi finalizada, me senté a escribir la mayoría de las letras de un tirón, tratando de darle forma en texto a las sensaciones musicales».

 

 

La pieza ‘A linguaxe das máquinas’ es una adaptación del poema ‘O camiño da neve’, escrito por María del Cebreiro que, además de hablar de promesas, también cita «la luna nunca para de mermar», como uno de los significados de este álter ego. Casualidad o…?

David: «¡Fue una premonición! Gracias por el apunte, porque no me había dado cuenta.

Esta canción llevaba compuesta varios años, había hecho la adaptación justo después de sacar el disco con María en 2011. Pasó por varias versiones —una de ellas llevaba banyo y melódica…— y me pareció que encajaba bien en DEVALO ¡después de descubrir esto me quedo aún más convencido! Ahora que tengo cierta distancia con las canciones, comienzan a aparecer conexiones y recurrencias temáticas que no había percibido durante lo proceso. Es muy curioso».

 

De la docena de cortes, ¿cuál dirías que es tu favorito, o con el que tengas una relación más especial? ¿Tienes alguna historia peculiar que se esconda detrás de alguna canción?

David: «Cada una tiene sus detalles, influencias, referencias y sonidos, que a lo mejor no se perciben en una primera escucha. Estoy muy contento con el resultado de Neve de maio”, creo que quedó bastante redonda. La imagen de la nieve de mayo apareció por un árbol que está en el jardín de la casa donde vivo, que en inglés se llama mayday. Tiene unas flores blancas, muy pequeñas, que florecen a comienzos de mayo y caen antes de final de mes; flotan por los aires como se fueran copos de nieve. Me hizo pensar en la llegada anticipada del invierno en medio de la primavera, y funciona como imagen aglutinadora de la nostalgia que transpira el disco.

Otra que siento muy cerca es O perseguidor”. Dura unos siete minutos y, seguramente, no será de las que más gusten, pero para mí junta la parte electrónica con la guitarrera, con momentos incluso cercanos al noise, y tiene una parte instrumental muy larga que fue improvisada, un momento de dejarse ir y que fluya la música. La letra culmina el proceso de juntar pasado y futuro y tiene un mensaje de esperanza».

 

 

 

Parece queVacaciones en Galiforniaes una oda a la morriña, en una escala de lluvia galesa a agosto soleado en el pueblo de tus abuelos, ¿cuánto echas de menos Galifornia?

David: «Cuando comencé a componer esta canción me vino a la cabeza California, no sé por qué A lo mejor porque escucho Beach House a menudo y tienen un tema llamado “Drunk in L.A.”, que no se parece nada al mío. No sé. El caso es que la letra la escribí durante una ola de calor en Gales, algo bastante raro. Y volvió la imagen de California, junto con la morriña por no poder ir a Galicia en verano por la COVID, algo que para mí es como coger aire de nuevo, sentirme completo otra vez.

Sin embargo, quiero insistir en que la canción también usa ese cliché que se está volviendo tan manido de Galifornia” como una crítica —que me aplico a mí mismo— a la idealización de las fiestas y el verano de los retornados. La letra hace referencia a algo que me dijo una amiga un verano cuando dije que en Galicia se estaba mejor que en ninguna parte, y ella me dijo que yo solo pasaba por allí en verano y en las fiestas, pero las que quedaban todo el año tenían que hacer frente a la precariedad, a la falta de oportunidades, etc.; por eso la letra dice que “non é certo todo, non”».

 

Noites Contadas viene envuelto en una imagen de Japan, nach Reisen und Studien, trabajo de investigación recogido y escrito por el geógrafo y autor alemán Johannes Justus Rein de finales del siglo XIX. ¿Qué relación tiene con el disco, con tu música?

David: «No tiene una relación directa, de hecho solo conozco esa imagen. La encontré en el catálogo libre de la British Library cuando estaba buscando ideas para la portada del disco. Me gustaron los colores, las texturas, lo poder de simbólico de evocación que tiene».

 

 

El disco fue publicado por el sello gallego Ferror Records, que nace con el propósito de dar salida a las propuestas musicales y culturales desde la militancia y la autogestión. ¿Cómo llegaste hasta ellos y cómo está siendo la experiencia?

David: «Estoy muy feliz de formar parte de Ferror Records. Cuando finalizó la masterización del disco, que hizo Jahel Piñeiro en 8 Estudios, pensé que le podría interesar a algún sello gallego, así que se lo mandé a Ferror, porque es uno de los sellos que sigo desde hace un tiempo, me gustan los grupos que llevan y como hacen las cosas, esa militancia. No podría estar más contento ni más agradecido por el apoyo que me están dando, incluso con las dificultades de la pandemia. Son sin duda un sello de referencia en Galicia, y para la música pop —en un sentido amplio del término— en gallego».

 

Teniendo en cuenta la situación en la que nos encontramos, ¿cómo ves la vuelta a los escenarios en un futuro próximo? ¿Qué podemos esperar de un directo de DEVALO?

David: «El tema está difícil, obviamente. Ya en circunstancias habituales tendría las limitaciones que lleva consigo el vivir fuera de Galicia, que es donde el disco y el directo de DEVALO pueden tener interés; y llevo ya casi un año sin volver, por todas la dificultades de la pandemia. De todas formas, estoy empezando a preparar un formato mínimo de directo, una versión acústica, y a partir de ahí iré añadiendo alternativas, de cara a grabar un directo casero, si el tiempo lo permite. Lógicamente, lo que me gustaría sería poder presentar el disco en Galicia en toda su plenitud, con banda. ¡Espero que esto pueda suceder pronto!».

 

En la actualidad, ¿qué artista el grupo gallego nos recomendarías? ¿Algún favorito que deberíamos conocer?

David: «Afortunadamente, la música gallega está ya desde hace tiempo en un momento muy interesante, con propuestas en todos los estilos, muchas de ellas en gallego, a pesar de todo. En primer lugar, recomendaría toda mi familia musical de Ferror Records, porque son unos grupazos en una variedad de estilos. Siento especial predilección por Chicharrón, que se acaba de incorporar al sello, y fuera de Ferror, también por Pantis y Ocre».

 

Si abriésemos tu cuenta de Spotify, ¿qué escucharíamos? 100% Sinceridad – 0% Vergüenza.

David: «Escucharéis un disco de pop que combina sintetizadores y guitarras, electrónica y dream pop, con letras en gallego y varias texturas sonoras. Hay momentos de reflexión sobre la pérdida, otros de exaltación nostálgica del pasado que vivimos y al que nos gustaría volver, y también solidaridad y esperanza hacia el futuro. ¡Me gustaría también invitaros a pasar por el Bandcamp de Ferror Records!».

 

  noticias